Tiendo a deshojar pestañas

•enero 17, 2017 • Dejar un comentario

Tiendo a deshojar pestañas

cuando me miro al espejo,

cuando de mí queda un reflejo

conocido por otros.

De este lado una maleta

preñada de pasos rompe

el crisol de la costumbre,

la geometría se pierde en anécdota

y el astrolabio apunta a las estrellas.

Insoportablemente insatisfecha

es la piel huérfana que se cuantifica

a sorbo de labio vacío.

Diametralmente se destrenza

la necesidad de un tenedor que

me sepa a sentido del hombre creado.

Suelo oír de costillas adentro

en eco suspendido por líquenes

a soplo de tierra y raíz.

En esta huelga de bitácora

el corazón vale su peso en sangre.

 

Dani Becerra

Anuncios

A veces un silencio

•abril 17, 2016 • 2 comentarios

A veces un silencio

me cruza los dientes,

dejando un vacío

que me abre costuras.

A piel abierta

los sonidos se cierran,

dejándome rebosar

a un indistinto espacio;

donde me pienso

lejano de ti.

En una tregua pactada

entre mis sueños

y mis realidades.

Los brazos se hunden

a lados distantes,

como si mis partes

fuesen un puzzle

sin solución y mi voz

una vela al viento.

Realmente no siento

que haya un hogar

para mis caladas

de las medias noches.

 

Dani Becerra

Los gajos de la boca germinan

•febrero 3, 2016 • Dejar un comentario

Los gajos de la boca germinan

en trementina de piel desbocada

por surcos poblados de voces.

Los dedos son un esqueleto varado

devorado por negligencia costumbrista.

Corazones a bordo de una particularísima

cuchilla navegando por espejos que no cuentan nada.

Todo lo que sé de mí, se lo debo al olvido

que reparte a partes iguales los retales de tiempo

que sonrojan mi cara con las razones que nunca doy.

En este yo no hay cabida ni para mí

ni para el orden de las cosas.

En este silencio vertebrado

la vigilia es una forma de vida

donde la ribera de tus caderas

comparten mi muerte a cada palmo

de desaparición y sudor

que se desprenden de mis pestañas.

Abrázame para cuando me haya ido

porque mi regreso no se acompaña de formalismos.

 

Dani Becerra

 

La osamenta de los mares

•diciembre 14, 2015 • Dejar un comentario

Abrazado por lenguas de salitre

y piedras de historias remotas.

En vientre de mar que aborda mi piel.

Disuelto en una osamenta de olor a algas,

me respiras y me filtro en tu lejanía.

Somos variable indefinida, paradoja salvable.

 

Y mientras tanto me devoras,

me gestas indefinidamente.

Me disperso y me entrego,

me cuantifico en ancestro.

 

El mar te come, te reivindica

como hijo perdido, como puente

erosionado que vaga a las estrellas.

 

En mis pecas tengo tu sueño de tierra,

tu palabra preñada de cielo y aire.

Ahora que estamos a solas

déjame varado en este límite

donde los brazos se extienden

en la línea del sol, donde los dedos

Se alargan a los dos lados del camino.

 

Dani Becerra

Pesa esa mirada esquiva

•noviembre 30, 2015 • Dejar un comentario

Pesa esa mirada esquiva

hacia un horizonte indefinido.

Pesa que el parto quebrado

de un capricho se haya

cobrado más silencio

que palabras perdidas

en el sur de tu cuerpo.

Pesa cuando nos hacemos

invisibles por un día,

en ese tramo que bordean

mis pasos en estampida.

Pesa lo absurdo,

la guerra fría de tu boca,

la innecesaria apariencia

de indiferencia sostenida.

Pesa que juguemos a lo ordinario,

que realmente destaquemos

en la cotidianidad de los días perdidos.

 

Dani Becerra

Te dedico la razón de mi latido

•septiembre 29, 2015 • Dejar un comentario

A ti que juzgas mis manos con el dedo,

a ti que decides la justicia a golpe de pecho

sonoro, como el vacío bíblico que recopilan

los dioses sin rostro descubierto.

A ti que pones sentido a mi inquietante

necesidad de olvido y soles rumiantes,

solamente a ti… que adoras mis errores

como redentores de tus culpas…

te dedico la razón de mi latido.

De este lado, no hay cuerpo para sublimarse,

no hay guarida que te preñe el deseo en silencio;

tan sólo una interminable vereda que se abre

al sentido de la arquitectura de la piel.

De tu lado tan sólo tienen cabida los conceptos.

 

Dani Becerra

 

No tengo necesidad

•junio 30, 2015 • Dejar un comentario

No tengo necesidad

de que me sorbas los huesos,

de recibir un adiós como un saludo

de fondear en vientres

que sueñan con tierra.

En los ensayos de la piel

me cobré todo el deseo

de las caderas perdidas

que abarcaban mi memoria.

Los desiertos me sudan en soles

que hablan de mares de un tiempo remoto.

En esta latitud fuera de rango

no siento que deba venderme

a la sombra de unos brazos

que me hablan de beso y letargo.

Con esta saliva roma

te caes en ese otro lado

que no otorga el silencio.

 

Dani Becerra